lunes, 3 de noviembre de 2008


Ojala que tenga fuerza
para no romperme aqui
ojala tenga fuerza
de no caer del peso del amor


Ojala que no vea
tus ojos cuando te vayas
ya mismo
siento la sangre en mi cuerpo


Dios ,quiero olvidar el olor
de su despdida
Dios no quiero humillarme
arodillarme suplicandole
dame fuerza para que se vaya


Mis manos se separan de tu cuerpo
me despido de tu olor
pero dame fuerza para no retnerte
para no tenerte obligado


no quiero pedirte que te qudes
no quiero que veas mis lagrimas de suplico

9 comentarios:

toñi dijo...

Una vez tube que despedirme de un amor y cro que nunca pude olvidar aquel dolor.Un beso

loose dijo...

Quererte, cuando alguien se despide de un amor siente dolor, mucho dolor. Pero lo positivo que tiene ese dolor (que no sufrimiento que es algo muy distinto) es que puede cicatrizar. Todo lleva su tiempo, tarde más o tarde menos, pero cicatrizará y llevará consigo una experiencia, y ésta a su vez, un aprendizaje, un paso adelante, un ser más fuerte, un crecer un poquito más como personas.
Todos tenemos esa capacidad se resiliencia, de superar el duelo de una pérdida (sea del tipo que sea), simplemente hay que sentir ese dolor, hacerlo nuestro, aprender con y de él, y poco a poco veremos como seguimos caminando, y tú ya has dado el primer paso al mostrarte así tal cual...

Un abrazo y un besito grandes.

Cornelivs dijo...

Buen post. Comparto el comentario de Loose.

¡Eterna la guerra entre la cabeza y el corazón!.

Un abrazo.

Noelplebeyo dijo...

No hay despedidas en el amor, simplemente suspiros que serán sustituidos, con el tiempo, por ilusiones

el piano huérfano dijo...

niña con las despedidas vienen los encuentros......no te agarres no esfuerzes, las cosas vienen y se van solas.

Lourdes dijo...

Las despedidas es que son odiosas. Y si son despedidas a un amor, ya para qué...
A veces es necesario dejar que se vaya, porque a la larga, es lo mejor.

Besos, Quererte.

Esther dijo...

Hola! hace unos días visitaste mi blog, perdona por tardar en devolverte la visita ando liadilla,pero como más vale tarde que nunca aqui estoy.. He leído tu poema y escribes muy bien,espero que si sufres por amor no sea por mucho tiempo y que ese olor a despedida desaparezca de ti y haya otro olor a bienvenida de un nuevo amor..

Saludos!!

hoy dijo...

mis labios te dicen adiós...
MI ALMA GRITA QUÉDATE...
cierto desdén por tu desdén...
LÁGRIMAS BAÑANDO MI CORAZÓN...
ojala entendiera por qué deben de andar a la batalla el cerebro y el corazón...
ojalá...
pero ésta vez sé que lo mejor es un adiós...
Y MAÑANA LLEGARÁ---
Precioso poema te felicito, me hizo sentir, gracias :)

Miguel Serrano dijo...

Hola, e leido tu entrada a mi blog; gracias por pasarte por allí, e leido tus poemas y me an gustado así que espero leerte con la frecuencia que mi tiempo libre y conexion me permitan.
Yo también tengo ganas de tí.